SÉSAMO

casa de comidas

setas y hongos otoñales

sesamo

En esta época del año  nace en la gente un fervor insospechado por la naturaleza y el senderismo. Pero no es por motivos deportivos o de deleite- que también-  por lo que nos pasamos horas entre castaños o pinos, sino por buscar como locos el preciado manjar. Cuello torcido, vista al suelo,  revisando cada palmo  intentando descubrir un buen boletus o la gran Amanita de los Cesares. Un montón de chavales que a menudo se la pasan en los bares encuentran en las setas -para cocinar eh- la mejor excusa para salir al campo. Y en Otoño el campo, el bosque, en especial en el Valle del Ambroz, se pone tremendo. Introducirte en el castañar y deambular en busca de setas es una experiencia maravillosa. Un tanto efímera, pues en cuanto pasan estos días de sol y lluvia y entra el frio la magia se apaga, o mas bien muta. El bosque sigue siendo bello pero ya no hay setas, hongos, ...esos tesoros culinarios que al encontrarlos encienden una alegria infantil muy reconfortante.